Maestro Shigeru Egami

El Maestro Shigeru Egami (江上 茂) nació el 07 de diciembre 1912 en “Omuta” la Prefectura de Fukuoka (福岡), y fue uno de los primeros y principal estudiante de Maestro Gichin Funakoshi (船越 義珍). Esto fue sin duda la razón por la que O-sensei dejo su organización Shotokai en sus manos.El Maestro Egami conoció al maestro Funakoshi a la edad de 18 años cuando comenzó a practicar karate en la Universidad de Waseda, y allí el maestro Egami ayudó a establecer el club de karate en la universidad.

Shigeru Egami

Shigeru Egami (1912-1981)

Anteriormente, el maestro Egami había  practicado Kendo, Aikido y Judo. Él viajó junto a Funakoshi  durante varios años a través de Japón, junto con Yoshitaka Funakoshi y Takeshi Shimoda, dando demostraciones del arte del Karate de Okinawa para promocionar y así convertirlo en un arte oficial. En 1937, fue elegido por Funakoshi como miembro del “tribunal de grado” de Shotokai, por lo que se convirtió en el instructor de karate más joven en ese momento. El maestro Egami enseñó karate-do en las universidades de Toho, Gakushin y Chuo. Después de la muerte del maestro Funakoshi, en 1957, continuó Shigeru Egami con la campaña iniciada por Gichin Funakoshi, para rehabilitar la reputación de karate, entonces considerado como un” arte de la  muerte.” La consideración que tenía Egami de karate-do, era luchar contra sí mismos, conocer, a través del sacrificio impuesto por el duro entrenamiento, la base filosófica del arte y de los muchos aspectos de la vida, más allá de la batalla a través de la autor realización. Como resultado de esto, Egami re elabora muchos conceptos, como la victoria en la batalla, y en su lugar, a través de la práctica de karate-do, la armonía física y el equilibrio del ser humano. A través de años de estudio, el maestro Egami varió la mecánica de ciertas técnicas, el área del objetivo, el tipo de movimiento. En resumen, el método se hizo más fluido, más continuo, y el maestro puso mucho énfasis en la relación con el adversario y el desarrollo de un “kime” perfecto, concentrando toda la energía en un solo lugar. Shigeru Egami también destacó la importancia de “golpe único” y se elimina a través del estudio, todas las técnicas que consideraba ineficaces o dudosas, utilizando como criterio que debe estar en armonía con la naturaleza humana.

El maestro Egami evitó el aspecto deportivo del karate: consideraba que las competiciones desvirtuaban el espíritu del entrenamiento, e insistió en que debe interiorizarse que el karate es mucho más que ganar combates. En cualquier caso, aunque la técnica tuvo un poco de evolución, lo que se mantuvo sin cambios, y que encontró una continuación en el maestro Egami fue el aspecto formativo y lo espiritual trazado por el maestro Funakoshi. De esta manera, el do (el camino) de Karate fue revitalizado y hecho inmortal. El 8 de enero de 1981, una neumonía extinguió la vida de este gran maestro.

Durante su vida e investigación en el arte del karate-do escribió el libro “El camino del Karate: Más allá de la técnica” (1976). Algunas ediciones póstumas revisadas en 1986 y 2000 fueron tituladas “El corazón del Karate-Do”.